Hay muchos tipos de resinas diferentes: de alta viscosidad, de baja viscosidad, espesas, finas, caras y baratas, transparentes o amarillas, por nombrar algunas. ¿Qué hace que una resina sea "buena" y cómo afecta a la reparación, a tu negocio y a tu reputación en términos de calidad? En primer lugar, el objetivo de la reparación de las grietas es reforzar el parabrisas para que no se produzcan más daños, ya sea que una mella se convierta en una grieta durante la conducción normal, o que el punto débil provoque la rotura en caso de colisión del vehículo.

Al fin y al cabo, buscas una reparación fuerte con buena claridad para que la visibilidad sea buena para el conductor y que el valor del coche se mantenga.

Una reparación que deja el coche en perfecto estado puede que no perdure si la resina no es de alta calidad. Si el curado no es lo suficientemente profundo, la reparación no conseguirá la fuerza requerida y podría agrietarse durante la conducción habitual o en un lavado de coches. Pero una vez que la superficie está endurecida, el problema no tiene solución y se necesita una nueva luna. O la reparación puede volverse turbia después de unas semanas, ya que la resina reacciona al aire o a los productos químicos presentes en la pantalla, lo que también deja al cliente frustrado con la reparación y sin otra opción que reemplazar la luna.

Una de las mejores medidas de calidad es la búsqueda de estándares internacionales como el British Standard BS251 y el estándar de Australia y Nueva Zelanda para grietas largas, los cuales cumplen los productos de reparación Esprit. Estos estándares prueban tanto el equipo como la resina al usarlos juntos y son un buen punto de partida para evaluar la calidad de las reparaciones.