La reparación de parabrisas ofrece una gran variedad de ventajas tanto para el cliente como para la empresa que realiza la reparación. Reparar una fisura tan pronto como se descubre permite restaurar la resistencia del parabrisas, reduciendo la probabilidad de que se produzcan más daños y de terminar sustituyéndolo a un coste mayor. También evita el riesgo de que el parabrisas se quiebre en caso de accidente. Reparar el parabrisas en lugar de reemplazarlo y desechar el existente también tiene un claro beneficio ambiental. Los kits de reparación de parabrisas Esprit restauran el 100% de la resistencia del vidrio original y más del 86% de la claridad, consiguiendo que el parabrisas sea tan resistente como lo era antes de que se produjera el daño. Esto también garantiza que las reparaciones pasen las pruebas de vialidad. Para un operario de flota, la reparación de un Esprit puede realizarse fácilmente en 20 minutos, lo que reduce el tiempo de inactividad de la flota y garantiza que los coches, autobuses y autocares puedan volver a circular rápidamente por las carreteras. Todos los tipos de parabrisas laminados pueden ser reparados - coches, autocares y vehículos comerciales con cristales transparentes y tintados, con o sin calefactor. Las reparaciones son baratas, normalmente cuestan unas 2£ y proporcionan un excelente servicio de valor añadido para talleres y técnicos que buscan ofrecer un excepcional servicio de atención al cliente, además de otros trabajos de retoque, mantenimiento o reparación.